Meditación de La vela

Esta es una meditación sencilla.  Consiste en  meditar con una vela.

Este es un ejercicio meditativo que consiste en mirar fijamente un objeto y es un ejercicio tanto físico como mental.

Al mantener la vista en un solo punto, la mente se aquieta, se desarrolla la concentración y se potencian las capacidades mentales como la atención y la memoria. También mejora la vista estimulando los nervios ópticos y es considerado como un ejercicio de purificación.

Para empezar la práctica siéntate en una posición cómoda con la vela ligeramente alejada de ti. Normalmente se utiliza una vela pero puedes utilizar cualquier objeto, incluso una puesta de sol, el mar, la luna o el cielo.

Comienza a regular tu respiración, espalda recta, inspirando suavemente por la nariz hasta que se regularice con los ojos cerrados.  Cuando esto ocurra, abre los ojos y mira fijamente el objeto tratando de verlo en su totalidad pero sin elaborar algún tipo de pensamiento… Si algún pensamiento llega a la mente, simplemente déjalo pasar y vuelve a concentrarte en el objeto.

Trata de parpadear el mínimo posible, mantén la vista fija y procura no apartarla del objeto. Puede resultarte difícil en un principio, pero con la práctica cada vez será más sencillo. Si por el motivo que sea comienzas a llorar, deja que las lágrimas resbalen de forma que purifiquen tus canales oculares.

Mantén tu vista fija en la vela, siéntela, siente su fulgor, su calor, siente sus diferentes colores, intégrate en ella, siente su paz. Cierra los ojos y recrea esa imagen y ese sentimiento en tu mente, siente la energía que cosquillea desde el chakra del entrecejo y contempla la vela en tu interior, su luz, cómo titila y cómo llena de luz todo tu interior.  Si te cuesta imaginarla, abre de nuevo los ojos y quéjate con cada detalle del objeto para recrearla de nuevo en tu interior. Repite el proceso tantas veces como sea necesario durante todo el tiempo que permanezcas sentado.

Recuerda que esta meditación, como cualquier otra técnica, necesita de su tiempo para poder ser dominada.  Con la práctica verás que tu capacidad de visualización se incrementa como por arte de magia.  Recuerda, política del esfuerzo…Roma no se hizo en un día.

¿Quieres más información sobre meditación?

contáctanos

Anuncios