Respirando

woman-570883_640

El dominar las técnicas de respiración es el principio de cualquier meditación. Si nunca has podido realizar una respiración completa este artículo te interesa, presta atención:

 La primera norma y la más básica es respirar siempre por la nariz .  Debe de hacerse de forma pausada y lenta, de esa forma se controlas el volumen de aire que repartes a las células, les das tiempo para una correcta recepción del oxígeno y transmisión a tejidos, con lo que se traduce a señales de relajación al cerebro. De forma automática y al recibir estas señales, tu cuerpo reduce a la mitad el esfuerzo para esta actividad con la consecuente relajación muscular.

A continuación sigue las siguientes pautas:

Imagínate que tu cuerpo es una botella: el fondo corresponde a tu abdomen (la pancha), la mitad de la botella a tu estómago y el cuello de la botella tus pulmones.

•    Siéntate o permanece de pie con la espalda bien recta (así liberarás la posible presión entre órganos y el aire entrará de forma natural)

•    Cierra los ojos y comienza el proceso de respiración según este orden:

La botella se llena por el fondo, y es ahí donde el aire tiene que entrar primero.  Para ello tienes que hacer hueco, cómo? Saca la pancha hacia fuera todo lo que puedas, imagina que estás embarazad@ al hacer ese movimiento, automáticamente pasas el aire residual de tus pulmones a tu abdomen, de ese modo, aire que ha estado estanco comienza a circular, y tu cuerpo se beneficiará de un aire totalmente renovado.  Inspira lentamente hasta que notes que no cabe más aire en tu abdomen.
El aire seguirá llenando la botella hacia tu estómago.  Notarás que se llena porque tus costillas se abren, este proceso es muy corto, de tránsito, hasta llegar a tus pulmones.
Acabas llenando tus pulmones, esta respiración es más conocida, hasta que te notes completamente lleno de aire. Sabrás que el proceso de inspiración ha acabado porque los pulmones al llenarse y expandirse completamente, ejercen presión sobre la caja torácica, elevando los hombros.

•    Haz una pausa, para comenzar de 2 ó 3 sg.

•    Inicia el proceso de espiración, pero en sentido contrario: primero y suavemente, expulsas aire de tus pulmones (notarás que los hombros vuelven a su posición inicial), después del estómago (las costillas se cierran) y por último del abdomen (bien hacia dentro, como cuando vas a la playa y no quieres que nadie vea esa barriga….)

Felicidades!, acabas de realizar una respiración completa…

¿Cuál es el siguiente paso? Crear ciclos de respiración, eso quiere decir que debemos juntar inspiración y espiración de forma continuada.  El secreto es imaginarse y visualizar cómo entra el aire en nuestra nariz, pulmones, estómago y abdomen, pausar y espirar, visualizando de nuevo cómo se libera de aire primero pulmones, estómago y por último el abdomen, una pausa y nueva inspiración. Imagina que forma una elipse en continuo movimiento dentro de vuestro cuerpo.

Verás que a medida que practiques tu respiración se volverá mucho más pausada y profunda y tendrás la sensación de que tu cuerpo energético se expande.

Anuncios